Como toda cirugía que requiera de anestesia general, la abdominoplastia tiene sus riesgos durante la intervención. Una vez ha finalizado pueden aparecer infecciones o trombos venosos en el postoperatorio, aunque son muy raras. En el caso de los trombos se alivia moviendo las piernas, mientras que la infección remite con analgésicos.