Antes de realizar ésta o cualquier otra intervención se realiza un estudio previo para comprobar la idoneidad del paciente ante la cirugía. En este caso, se recomienda la abdominoplastia a todas las mujeres y hombres que estén preocupados por la acumulación de grasa o exceso de piel, que no se puede reducir con dietas ni ejercicio físico.

Es muy útil tras los embarazos donde la piel y músculos del abdomen se han relajado o tras un adelgazamiento rápido.