La liposucción es un procedimiento quirúrgico diseñado para eliminar las bolsas de grasa con el fin de modelar zonas específicas del cuerpo. Se realiza con frecuencia para reducir la grasa presente en caderas, muslos, abdomen, parte superior de los brazos y otras zonas. En un procedimiento típico de liposucción, pueden eliminarse gran cantidad de grasa localizada mediante succión y un pequeño tubo llamado cánula. Se realiza una pequeña incisión cerca de la zona que se tratará, lo cual permite insertar la cánula a través de la piel. Mediante succión, el cirujano extraerá las células grasas no deseadas. La incisión se cerrará luego y el paciente podrá disfrutar de una figura mejorada.