Gracias a nuestros equipos de láser de última generación, sí es posible realizar el tratamiento en verano y en todo tipo de pieles, incluso bronceadas. No obstante, para mayor seguridad, recomendamos evitar la exposición directa al sol o a otra fuente de rayos UVA en las 48 horas anteriores y posteriores a cada sesión.