Las infiltraciones son ligeramente molestas, por lo que se puede utilizar hielo o anestesia local, lo cual hace que sea totalmente sencillo e indoloro.