La depilación láser es un tratamiento que utiliza energía lumínica (pulsos de luz) para la eliminación del vello no deseado. Para ello se basa en el principio de fototermólisis selectiva, a través del cual se destruyen los folículos del pelo (objetivo diana) sin dañar otras estructuras vecinas.

La energía de la luz es captada por el pigmento del pelo (la melanina) que transforma la energía lumínica en calor, el cual destruye el folículo. De esta forma, y gradualmente, se consigue evitar el crecimiento del vello.