La depilación con láser de diodo elimina de forma definitiva un gran porcentaje de folículos pilosos, que son los responsables del nacimiento del vello. Sin embargo, existe un 10 % de folículos pilosos en estado latente que pueden activarse a lo largo del tiempo por diversos motivos, como, por ejemplo desajustes hormonales, lo que provocaría una mínima aparición de nuevo vello, por lo que puede ser necesaria alguna sesión de repaso a lo largo de los años.