La recuperación para una vida normal y poder realizar actividades cotidianas es de cinco a siete días con precauciones como no hacer actividad física excesiva o levantar cosas pesadas; en cuanto a la recuperación total de los tejidos, se puede ver los resultados por completo en un año, pues, los primeros tres meses el cuerpo retiene líquidos, estos se empiezan a evacuar a los 30 días de operada, perdiendo el 50% de estos, por eso los masajes y fajas compresoras son importantes en el postoperatorio, pasados dos meses el cuerpo pierde el 75% del líquido retenido y a los tres meses o un poco más el 100%.