En toda cirugía siempre hay un porcentaje de riesgo, para minimizar las probabilidades de complicaciones en una liposucción el cirujano evalúa la historia clínica de la paciente, sus hábitos, realiza exámenes y una valoración médica detallada. Aunque en algunos casos si se presentan complicaciones como acumulación de líquido excesivo, lesiones en la piel, infecciones y en un caso extremo la perforación de un órgano. Este tipo de complicaciones son causadas en la mayoría de los casos por médicos ficticios o con poca experiencia, y rara vez por el organismo del paciente que reacciona de forma adversa al procedimiento