En un estudio realizado sobre bótox y que ha publicado ABC refleja que una terapia con inyecciones subcutáneas de esta toxina cada tres meses reduce a más de la mitad los casos crónicos.

 

Además de ser una de las principales bazas de la cirugía plástica, el botox es también un aliado eficaz para combatir la migraña. Una terapia con inyecciones subcutáneas de bótox en diferentes puntos de la cabeza y del cuello, que utiliza la toxina botulínica A, reduce a más de la mitad la frecuencia de la migraña crónica en siete de cada diez pacientes, según ha informado el neurólogo Mariano Huerta, miembro del grupo de estudio de las cefaleas de la Sociedad Catalana de Neurología (SCN), perteneciente a la Academia de Ciencias Médicas de Cataluña.